¿QUIÉN DIJO QUE NO HAY ESTUDIOS?

mayo 18, 2008

Dicen que no hay evidencia científica de la eficacia terapéutica del cannabis. PubMed es el banco de recopilación de estudios publicados más completo que existe; el trabajo que no viene recogido en él no es considerado con el suficiente rigor para ser tenido en cuenta, simplemente no existe; por el contrario, sólo admite aquellos que son capaces de justificar con fuerza los resultados de sus conclusiones. Para saber por dónde van los tiros y poder demostrar que el cannabis funciona, y porque el movimiento se demuestra andando, anualmente veremos lo que PubMed va incluyendo en su lista respecto al uso médico del cannabis y sus derivados. Estos son los estudios publicados en el último año:

Náuseas y vómitos

Aunque ya hay fármacos autorizados para estos síntomas, lo que denota suficiente evidencia científica demostrada, continúan publicándose trabajos que intentan completar el papel de los cannabinoides para estas indicaciones: nuevos tipos de náuseas donde usarse, como las denominadas náuseas anticipadas (Parker); encuestas sobre uso y eficacia del cannabis fumado en embarazadas (Westfall); comparación con otros antieméticos como la proclorperacina (Layeeque); o eficacia terapéutica en enfermedades concretas, como en pacientes con melanoma y metástasis hepática (Zutt).

Esclerosis lateral amiotrófica

Rara enfermedad neurológica nueva en la lista de posibles usos curativos, no ya sintomáticos, de los cannabinoides. Aún no se realizan estudios en humanos y la experimentación se encuentra a nivel animal. PubMed reconoce suficiente rigor científico en tres trabajos que utilizan cannabinoides en un modelo de esta enfermedad en ratas que demuestra retrasar la aparición y progresión de la enfermedad aunque, paradójicamente, no mejora la supervivencia media de los enfermos (Bilsland, Weydt, Kim).

Cáncer

Se acumula la evidencia del importante papel de los cannabinoides como tratamiento curativo –no sólo para sus síntomas– del cáncer en estudios celulares y en animales o humanos: capacidad del cannabidiol para provocar apoptosis en células leucémicas (McKallip); comparación de la eficacia del cannabidiol con otros cannabinoides (Ligresti); estudio del mecanismo íntimo de la apoptosis causada por los cannabinoides (Carracedo); nuevos cannabinoides sintéticos en tratamiento del glioma de ratones como el KM-233 (Duntsch) o el WIN 55,212-2 (McAllister); papel de la anandamida en el cáncer colo-rectal (Patsos); o en el linfoma (Flygare). De entre todos destaca, por ser el único realizado en humanos, la publicación de los trabajos del Dr. Manuel Guzmán llevados a cabo en Tenerife con pacientes con glioma cerebral (Guzmán).

Alteraciones psíquicas

En modelos con animales el bloqueo de la recaptación de endocannabinoides, dos estudios demuestran efectos antidepresivos (Gobbi, Hill). En otro, la Dra. Ester Fride (ver foto) ha demostrado que cierto tipo de estrés está mediado por los receptores CB1 (Fride). Un tratamiento con cannabinoides añadido a otro con antidepresivos tricíclicos mejoró la respuesta terapéutica de éstos últimos (Hill). Dos estudios sugieren mejoría, también, en la ansiedad, uno mediante la inhibición de la degradación de los endocannabinoides (Bortolato) y otro en donde compara el efecto del CBD con el del diazepam (Reestel).

SIDA

PubMed incluye dos estudios realizados en la enfermedad VIH, uno en humanos que indica mejoría sintomática del apetito en estos enfermos, y la ganancia de ingesta calórica, peso y el humor (Haney). El otro apunta hacia un posible tratamiento curativo al demostrar que un endocannabinoide, la N-araquidonil-dopamina, es capaz de inhibir la replicación del virus de la inmunodeficiencia humana en cultivos celulares (Sancho).

Inflamación

Los cannabinoides se han mostrado con capacidad anti-inflamatorio: el bloqueo de la degradación de los endocannabinoides provoca por sí mismo efectos antiinflamatorios (Holt); los cannabinoides interactúan con la microglía, tejido cerebral que se activa en casos de antiinflamación de este órgano (Ehrhart, Maresz, Eljaschewitsch); inhiben cierto tipo de células inflamatorias de los bronquios; beneficioso en el asma (Yoshihara); y mejora la inflamación intestinal en las colitis (Wright).

Esclerosis múltiple

Una de las enfermedades con más clara evidencia de beneficio de los cannabinoides. Son muchos los estudios realizados el pasado año, de los que PubMed destaca cuatro: dos realizados en tejidos celulares que intentan clarificar por qué se produce dicho beneficio y sobre un posible papel etiológico de una alteración del propio sistema endocannabinoide en el origen de esta enfermedad (Yiangou, Cabranes); y otros dos en humanos sobre mejora sintomática de la espasticidad (Zajicek), el dolor y el insomnio (Rog).

Neuroprotección

Se sabe que los cannabinoides son neuroprotectores, pero tal definición aún no está bien definida y concretada. Se multiplican los estudios para aclarar dicha función, ninguno en humanos aún, todos en animales o tejidos celulares: su relación neuroprotectora con el sistema dopaminérgico (Melis); el papel neuroprotector ya desde el mismo nacimiento de las nuevas neuronas (Shouman); la capacidad neuroprotectora del CBD frente al daño provocado por el alcohol (Hamelink); o el papel de las citoquinas en el modelo neuroprotector de los cannabinoides (PaniKashvili).

Dolor

Son muchos los trabajos publicados: para el dolor post-operatorio, tanto en ratas (LaBuda) como en humanos (Holdcroft), la interacción de un tratamiento conjunto, cannabinoides con opiaceos, en humanos sanos con estímulos dolorosos sobre la piel (Roberts); la elaboración de parches analgésicos de administración transdérmica ensayado en ratas (Cichewiez), en el dolor de tipo neuropático (La Rana); sobre la capacidad analgésica del bloqueo de la degradación de los propios endocannabinoides (Chang); la relación del poder analgésico del paracetamol (Ottani) y los antiinflamatorios no-esteroideos (Guindon) con los receptores cannabinoides; o los múltiples estudios básicos que intentan aclarar el motivo por el que los cannabinoides provocan analgesia (Amaya, Beltramo, Khodayar, Elmes, Suplita).

Enfermedad de Alzheimer

Otra nueva aplicación. PubMed recoge tres trabajos, uno de tipo sintomático en el que el THC demuestra mejoría para estimular el apetito y para la agitación, uno de los peores síntomas que atormentan a estos pacientes y a sus cuidadores (Walter); y otros dos trabajos relacionados con una posible base curativa al relacionar un tratamiento con cannabinoides con una disminución del nivel de beta-amiloide, proteína que se acumula en el cerebro y que parece ser co-responsable de la enfermedad (Stelt, Esposito).

Inmunomodulación

El papel de los cannabinoides en el sistema inmunológico, donde radican las defensas del cuerpo, tampoco está claro, lo que anima a la investigación pues muchas enfermedades tienen como base un trastorno inmunológico donde los cannabinoides se han mostrado eficaces. Los trabajos van desde los que estudian los mecanismos íntimos básicos por el que los cannabinoides regulan la inmunidad (Verhoeckc), a los que analiza enfermedades concretas como en la artritis reumatoidea y la degradación del cartílago articular que ocurre en ella (Blake, Mbvundula), o en las denominadas enfermedades inflamatorias intestinales o colitis (D’Argenio, Kimball, Hinds).

Glaucoma

Se sabe que el THC disminuye la presión intraocular y, por tanto, que es beneficioso para los enfermos con glaucoma. Pero la existencia de receptores cannabinoides en el propio ojo hace que no se admita el uso sistémico de estos compuestos en espera de su desarrollo en colirios que eviten los efectos psíquicos. Pero el THC es liposoluble y por tanto no se disuelve en la acuosidad de gotas oculares. Se trabaja en dos direcciones: modificando la molécula de THC para aumentar su solubilidad o buscando cannabinoides alternativos más hidrosolubles, como es el éter de noladín (Njie).

Nota:
Por razones de espacio de cada estudio sólo ponemos el primer apellido de su principal autor. El lector que lo desee puede encontrar la referencia completa en PubMed (www.pubmedcentral.nih.gov) y acceder a la revista original y al texto completo del estudio buscado.

Dr. Ricardo Navarrete

Revista Cañamo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: