Posts Tagged ‘Consumo’

Las políticas represivas no reducen el consumo de drogas

julio 6, 2008

La legislación y la persecución policial no son determinantes en las prácticas de la población frente a las drogas. Ésta es una de las conclusiones de un metaestudio (un trabajo hecho a base de combinar otros existentes) que ha elaborado un equipo internacional dirigido por Louisa Degenhardt, de la Universidad de New South Wales en Sidney (Australia).

En el artículo, que se publica hoy en PLOS, se han revisado datos de 17 países tan dispares como EE UU, España, Japón y Nigeria. Las conclusiones se centran en las cuatro sustancias más consumidas: alcohol, tabaco, cannabis y cocaína. Aparte de la influencia de las políticas represivas (EE UU lidera el uso de las ilegales, aunque sus leyes son mucho más estrictas que las españolas, por ejemplo), sí se observa una diferencia entre géneros (los varones toman más sustancias que las mujeres), aunque esta diferencia tiende a disminuir.

En 16 de los 17 países más de la mitad de la población adulta ha bebido alcohol. Nueva Zelanda es líder con el 94,8%. En España la proporción es del 86,4%. El mínimo lo marca Suráfrica (40,6%).

Sobre el tabaco también hay enormes diferencias. Los datos van del 16,8% de personas que han fumado en Nigeria al 67,4% de Líbano. En España la cifra está en el 53,1%.

Sustancias ilegales

En las sustancias ilegales la horquilla se estrecha. En el consumo de cannabis el máximo lo marca Estados Unidos (42,4%), y el mínimo China (0,3%). España queda en la parte media de la tabla (15,9%).

EE UU destaca en el uso de cocaína. La ha probado el 16,2%. España es tercera, con el 4,3%, detrás de Nueva Zelanda. En siete países la tasa es inferior al 1%.

También hay un estudio por edades de inicio en el consumo. De 15 a 21 años hay más proporción de bebedores en Alemania, Nueva Zelanda, Francia y Bélgica (más del 60% en los cuatro países). En España lo ha hecho el 52%. Los últimos de la lista son Suráfrica e Israel.

En general, señalan los autores del informe, hay una distribución geográfica común a todas las drogas. Los países europeos, Estados Unidos, Nueva Zelanda -en los primeros puestos en todas las clasificaciones- y Japón tienen tasas más altas de consumo. África y Asia los tienen más bajos.

El Pais

Anuncios

Néstor Feldman: “El consumo de drogas no es ningún delito”

mayo 5, 2008

Dice que el consumo de sustancias es una decisión individual, y que “no es ningún delito”. Que despenalizar no es lo mismo que legalizar. Que el adicto tiene un problema de salud, y que “el remedio no es criminalizarlo”. También dice que el Estado debe estar preparado para contener a los consumidores que necesiten asistencia. El autor de estas frases es Nelson Feldman, argentino residente en Suiza, especialista en drogas, que trabaja en el Servicio de Abuso de Sustancias del Departamento de Psiquiatría del Hospital Universitario de Ginebra.

Feldman está en Buenos Aires para dar una conferencia en el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos. Es que hace poco el ministro Aníbal Fernández sorprendió con un cambio de enfoque en la Sesión Extraordinaria de las Naciones Unidas sobre consumo de drogas y narcotráfico. Dijo que era necesario “revisar las normas”, y “terminar con un sistema que atrapa al consumidor y lo criminaliza”. Así, hay un Comité elaborando un proyecto para despenalizar el consumo de todas las drogas.

Suiza, país federal (dividido en cantones), no tiene despenalizado el uso de drogas por ley, pero en los hechos podría decirse que sí: “De ocho millones de suizos, 300 mil son consumidores de drogas. Si se aplicara la ley, habría 300 mil personas fuera de la ley. En lo que respecta al uso de estupefacientes, el juez aplica lo que llamamos el principio de oportunidad, que en la práctica es no castigar a una persona por consumir droga, pero sí derivarla a un centro de tratamiento”.

-¿Cómo es que en Suiza no prosperó la despenalización?

-Porque la gente enseguida pensó que eso iba a conducir a la legalización de la droga. Y en realidad son dos debates diferentes: despenalizar es no castigar al consumidor, mientras que legalizar es autorizar la venta en ciertos lugares, como ocurre en los coffee shops de Holanda.

Pero sí existe un sistema de salud que contiene al adicto…

Sí, claro. En materia de droga hay una política basada en cuatro pilares: la prevención, el tratamiento, la reducción de daños y la represión, que tiene que ver con la lucha contra el tráfico. Y son todos complementarios.

¿Influyó el sida?

El sida fue un catalizador del cambio en la política de la droga.

¿Cómo se aplica el concepto de reducción de daños?

Se cambian jeringas nuevas por viejas, se dan canutos para aspirar, y en tratamientos de sustitución se da metadona y hasta heroína, pura. Hay una asociación civil, “Primera línea”, que tiene salitas en la calle para que los adictos se droguen ahí en forma segura. Así se evita la sobredosis, el contagio de hepatitis, o de sida. Y la Policía no se mete.

Los que se oponen a la despenalización dicen que el consumo deja de ser un tema individual cuando por el efecto de la droga se provoca daño a otra persona.

Todas las drogas, como el alcohol, son sustancias psicoactivas, es decir, cambian el comportamiento. Por eso la ley debe ser clara y debe castigar a quien, por ejemplo, conduce bajo los efectos de una droga. En Suiza se lleva a la persona a la comisaría para hacerle un análisis de orina y ver si consumió droga. En Francia el test se hace con saliva.

-Con un argumento similar al usado contra el divorcio, los opositores dicen que despenalizar llevará al aumento de consumo.

Es un error. Ya está claro que incluso con una ley que lo pena, el consumo es enorme en todas las clases sociales. La sociedad debe adaptar sus leyes a la realidad. Criminalizar al enfermo es discriminarlo, marginarlo. Me atrevería a decir que, desde cierta perspectiva, la despenalización es hasta un hecho humanista.

fonte : Clarin 28/4/2008

Hempyreum weblog team